Geoaprendo

Génesis y características de la autobrecha volcánica


Una autobrecha es el producto de la fragmentación no explosiva de lava durante su fluencia. En general, los bordes de la lava, que están más fríos, forman una capa rígida que durante el flujo se rompe y se incorpora al resto de la lava. El resultado final es un flujo lávico formado por una parte central de textura coherente, con bordes superior e inferior con autobrechas. Las autobrechas están formadas por bloques o clastos de lava de distintas formas, son típicos los clastos pumiceos y bandeados. Los agregados son monolíticos, con escasa matriz, pobremente seleccionados, y gradan a lava con textura coherente, pasando por texturas con forma de rompecabezas.


Fig. 1. Movimiento de los bloques producido en la parte externa de la lava.

Los flujos de lava, y sus autobrechas asociadas, se originan en los ductos principales de un volcán, donde, en el caso de los flujos basálticos (específicamente coladas aa), por lo general es el resultado de una calmada efusión de la cumbre del cráter (desbordamiento de un lago de lava) o la acumulación rápida y solidificación de material liquido de la fuente de magma (flujos clastogénicos). Los flujos más silícicos de andesiticos y rioliticos (coladas en bloque) forman crestas radiales más prominentes en virtud de sus mayores viscosidades y tienden a ser formadores de topografía en lugar de rellenos de topografía, como en el caso de los anteriores.

Coladas aa: Tiene una superficie de bloques ásperos y desiguales con bordes afilados y rugosidades. Las coladas aa activas son relativamente frías y gruesas y avanzan a velocidades de 5 a 50 metros por hora. Además, los gases que escapan de la superficie producen numerosos huecos y agudas rugosidades en la lava que se solidifica. Conforme avanza el interior fundido, la corteza exterior se va rompiendo, lo que proporciona a la colada el aspecto de una masa de cascotes de lava que avanza.

Coladas en bloque: Consisten en gran medida en bloques separados con superficies ligeramente curvadas que cubren la lava no rota del interior. Aunque son parecidas a las coladas aa, estas lavas están formadas por bloques con superficies comparativamente lisas, en lugar de tener superficies ásperas, de escoria.


Bibliografía:

-          Sigurdsson, H., Houghton, B., McNutt, S., Rymer, H., Stix, J. Encyclopedia of Volcanoes. San Diego, pp. 400, 704.

-          Volcanes y actividad ígnea. Ruta Geológica. Recuperado el 04 de Abril de 2014, de http://www.rutageologica.cl/index.php?option=com_content&view=article&id=406&Itemid=594&limitstart=3

 

GEOFORO

Visitas del mes